La edad de Oro de la cartografía


El renacimiento en la Europa occidental es uno de los periodos más importantes en la historia de la cartografía. La producción Italiana de mapas dominó el siglo XV, gracias en parte a la publicación de múltiples ediciones de la Geografía ptolemaica, sin embargo en el atardecer del siglo XVI y durante la mayor parte del XVII, serán cartógrafos como Mercator , Ortelius y Blaeu quienes asegurarán que los Países Bajos sean el centro indiscutible en la producción de mapas.


No hay que entender por ello, que la actividad cartográfica en esas tierras era nula antes de esas fechas, ya que de mediados del siglo XV se conocen grandes trabajos de cartógrafos en Flandes.


Son una serie de circunstancias las que abonan este florecimiento y enorme difusión del producto cartográfico de Flandes . Por entonces, Amberes era la capital comercial de Europa y gozaba de una gran actividad mercantil y portuaria . Estos mercaderes, en su interés por conocer nuevas rutas y nuevas localizaciones de donde proveerse a la vez que situar sus productos, provocan una creciente demanda de saber geográfico, que se complementa con un continuo goteo de nuevos descubrimientos. En Amberes, allá por el 1560, vivían y trabajaban unos 1000 extranjeros dentro de las murallas de la ciudad . Es aquí donde se concentrarán los mejores grabadores de metal, impresores, editores y libreros, en torno a una industria centrada en producir libros , principalmente de índole religiosa , para las posesiones españolas en América y el lejano oriente . Todo tipo de especialidades en el arte de la impresión crecieron en Amberes, atrayendo a profesionales de toda Europa y a los comerciantes de la liga Hanseática .

Imprenta del siglo XVI de grabado en cobre. El grabado era un trabajo difícil, sucio y que requería la destreza de varias personas. Se aprecia la prensa en el centro de la imagen y los mapas colgados en el fondo.


Paralelamente en las universidades de Viena , Nuremberg , Friburgo y Lovaina se estaban dando importantes avances en las ciencias matemáticas, algunos de los cuales se reflejaron en la cartografía . El caso del matemático, astrónomo y medico Gemma Frisius ( 1508-1555) es de particular importancia por cuanto describió el método de triangulación .Cabe mencionar que fue el primero en aludir a la medición exacta del tiempo como medio de medir la longitud en el mar , si bien esto solo fue posible muchos siglos mas tarde .


Entre todos los nombres ilustres de la cartografía holandesa, el que mas destaca es Gerhard Kremer, latinizado Gerard Mercator ( 1512-1594 ). Mercator estudió en Lovaina, trabajó en la realización de instrumentos astronómicos y matemáticos para Frisius y permaneció en Flandes hasta que fue forzado a emigrar a Duisburg ( Alemania ) en 1552 por motivos religiosos, tras haber sido arrestado durante varios meses, en 1544, bajo sospecha de herejía .

Mercator realizó su primer mapa a la edad de 26 años, un mapa de Palestina grabado en plancha de cobre. Su singular habilidad para la realización de instrumentos de navegación, su trabajo como agrimensor y los encargos en 1536 para grabar globos terráqueos, fueron quizá los condicionantes, que le llevaron a dar solución a uno de los mayores problemas de la confección de cartas marinas : el relativo a la representación de las loxodrómicas, es decir, líneas que cortan los meridianos en un ángulo constante (ver ilustración). Se trata de una proyección cilíndrica. Esto significa que la línea trazada entre dos puntos, normalmente en navegación, se representa con una línea recta en los mapas trazados con esta proyección, en lugar de con un arco, que seria lo lógico en el caso de otras proyecciones, como consecuencia de la forma curva del globo terráqueo.


Una de sus mayores creaciones fue el mapa mural de Europa, publicado en 1554. Este incorporaba, entre otras mejoras, la reducción de la extensión en longitud del Mediterráneo a un valor de 53 º, en lugar de los 62º propuestos por Ptolomeo. Esta nueva medición de Mercator sigue siendo en 10º30’ superior a la realidad, pero constituyó un avance que perduraría durante 150 años . De este mapa se vendieron en la imprenta de Plantin en Amberes no menos de 868 copias entre 1558 y 1576, pero ninguna de ellas llegó hasta hoy, creyéndose que la última fue destruida en Breslau ( Polonia ) en 1945 .


No es poco frecuente que los mapas murales hayan sufrido el efecto del paso del tiempo por su continua exposición a agentes y otras circunstancias, siendo esto mucho menos acusado en el caso de los mapas conservados dentro de libros o atlas .
Mercator realizará una edición de la Geografía, en la cual aparece un mapa de la península en la forma “antigua”, típica de la versión ptolemaica, pero impregnada de la huella artística de Mercator.
Este será el único legado de Mercator con relación a nuestra península, pues morirá antes de poder concluir todos los mapas de su gran obra “Atlas sive Cosmographicae maditationis de Fabrica Mundi et Fabricati figura “.

Es importante hacer notar que, los cartógrafos como Mercator no basaban sus mapas en observaciones hechas personalmente in situ o en campo. La situación de plazas o lugares importantes se realizaba mediante el cuidadoso estudio de las mejores fuentes disponibles, tales como, itinerarios de viajes o cartas náuticas , estas últimas especialmente aptas para delinear el perfil costero. Mas allá de los confines de Europa, los únicos datos que eran mas o menos fiables eran los referidos a los perfiles costeros y los cursos bajos de los ríos. Otros datos referidos al interior de esas tierras permanecerán en el ámbito de la confusión, hasta que, las expediciones de entrado el siglo XIX aporten luz al respecto .

Sin menoscabo de la grandeza de este insigne cartógrafo, seguramente el más importante de la historia de la cartografía, debemos resaltar la enorme contribución del más importante de los contemporáneos de Mercator : Abraham Ortelius ( 1528-1598). Se tienen referencias suyas escritas por primera vez en los registros del famoso Gremio de San Lucas en Amberes del año 1547, en el que aparece como iluminador de mapas, es decir, quienes coloreaban y embellecían los ejemplares impresos a una tinta . Asistía a las ferias de Frankfurt como vendedor de mapas, en las cuales tomo contacto con visitantes de toda Europa. Era aficionado a los gustos clásicos, a los libros y a las antigüedades. Dominaba con fluidez los idiomas flamenco, latín, griego, italiano, francés, español, alemán e ingles. Sus viajes le procuraron un amplio circulo de amigos y corresponsales, quienes le ayudarán a compilar buena parte del material para la confección de sus mapas . Ortelius no es un topógrafo como Mercator.

Ortelius será requerido por el rico armador y comerciante Gillis Hooftman para recopilar una serie de mapas de diferentes países y regiones de Europa, a condición de que no sean mas grandes que una hoja de papel y sean de fácil manejo. Esto dio lugar a un atlas de 38 mapas, 30 de los cuales fueron impresos en Roma y que se conoce como “protocolo hoftmaniano” . De ahí, muy probablemente, partirá su idea de concebir un atlas cuyos mapas sean homogéneos en estilo y medidas, dando esto lugar al primer atlas moderno el Theatrum Orbis Terrarum ,que vera la luz por primera vez en 1570, grabado por Frans Hogenberg y conteniendo 53 mapas con un texto descriptivo en latín en el reverso de cada uno.


Será la cuidada presentación y ordenación de los mapas a diferentes escalas, así como su atractiva estética y caligrafía, lo que convertirá esta obra en objeto de una gran demanda. Será pues reeditada en 41 ocasiones , mejoradas y aumentadas , en sus 40 años de existencia hasta 1612 . En realidad en su época fue lo que hoy podríamos llamar un “bestseller”, por cuanto en el primer año se realizaron 4 ediciones. Una de las cuestiones que enaltece el nombre de Ortelius, la constituye el hecho de que en su Theatrum, hace mención de todos aquellos nombres de cartógrafos o colaboradores a los que recurre como fuentes para crear sus mapas, es el llamado Catalogus auctorum tabularum geographicarum.


Este ha sido una gran herramienta para los estudiosos, pues han podido conocer la existencia de autores, que de otro modo habrían pasado al olvido o al desconocimiento. En la primera edición cita 87 nombres y en la de 1601 son ya mas de 183.


El mapa de España contenido en el Theatrum es, como hemos dicho, una reducción de un mapa exento y para cuyo diseño Ortelius se inspira al parecer en cuatro fuentes . El naturalista Carolus Clusius que recorrió España con fines botánicos ;el mapa de Vincentius Paletino Corsulensis de 1551 y el de Thomas Geminus inspirado en el anterior. Por ultimo también cita a Giacomo Gastaldi, si bien, no será la imagen de España propuesta por este, sino la de Corsulensis, quizá por ser la mas divulgada , la que adoptará en su ejemplar.


El mapa de España del Theatrum presenta una atractiva estética, alguna simbología propia de las cartas náuticas y de algunos mapas precedentes de la escuela italiana. También es destacable su cuidada caligrafía y dibujo, si bien pese a esto, presenta un error en la inscripción de la cartela que fue solventado por el grabador fundiendo varias letras.

No será hasta las ediciones de 1580, cuando se incluirán en dicho atlas mapas de regiones españolas y en el suplemento “Additamentum”, novedad en la edición de 1584, aparecerá por vez primera el mapa del Reino de Valencia .

En 1592 incluirá en su obra un suplemento, llamado el “Parergon”, que consistía en una serie de mapas de geografía histórica . El ejemplar que representa a España lleva por titulo “Hispaniae Veteris Descriptio “ y ofrece la imagen de la península en época del Imperio Romano, con los toponimos en latín. La información para la confección de dicho mapa fue recopilada personalmente por Ortelius.
El Theatrum será una obra de enorme divulgación para la época, pero también de un elevadísimo coste , solo asequible a las altas capas de la sociedad. Por este motivo, Ortelius publicará el llamado “Epitome” o atlas de bolsillo, que incluirá en su primera edición 70 mapas en un formato aproximado de 80 x 110 mm. Su éxito fue tal, que se reedito en 20 ocasiones y sería plagiado en Italia reproduciéndose hasta el año 1724.

Alentado por el éxito de Ortelius, otro autor holandés, Gerardo de Jode ( 1509-1591 ), compondrá un atlas cuyo nombre es Speculum Orbis terrarum . Será publicado en 1578 tras salvar no pocos problemas legales interpuestos por Ortelius, antiguo amigo suyo, quien sin embargo, temiendo la aparición de una obra similar a la suya y viendo con ello amenazada su buena fortuna, no dudará en hacer valer los derechos de monopolio que posee su obra . Es De Jode, persona muy polifacética que tras servir en el ejercito de Carlos V, se establece en Amberes como vendedor de estampas y tras dedicarse a la producción cartográfica también se dedicará a grabar retratos , diseñar reproducciones de cuadros y monedas , temas religiosos e imprimir libros de arquitectura.


El mapa de España contenido en su obra lleva por nombre “Nova Descriptio Hispaniae” y fue grabado por dos conocidos grabadores, Jean y Lucas van Deutecum , siendo su autor Pirrho Ligorio (1496-1583) como hace constar en dicho mapa. Carece este ejemplar de una cartela y en su lugar aparece el escudo imperial. La ornamentación en el mar presenta varias naves y animales marinos.


A su muerte será su hijo Cornelis (1568-1600) quien ampliará la obra, que será reeditada en 1593, pero este morirá a la temprana edad de 32 años tras un viaje por España y Francia y finalmente será el editor Vrients, ya por entonces dueño de las planchas de Ortelius, quien adquirirá así mismo las planchas de De Jode para no volver a reeditarlas jamás, seguramente con el fin de afianzar el liderato comercial de la obra de Ortelius .

En el espacio de tiempo que sigue a la obra de De Jode, se enmarca la aparición de la obra más monumental en la historia de la cartografía, producida por Gerard Mercator en varias entregas y que como anunciábamos quedará inacabada tras su muerte : el “Atlas sive Cosmographicae meditationes de Fabrica Mundi et Fabricati figura”. Esta obra dará nombre a todas las ediciones cartográficas que en lo sucesivo serán conocidas como Atlas.


La obra de Mercator se divide en dos entregas que realizó este en vida. La primera dedicada a mapas de Bélgica, Francia y Alemania. La segunda cubre mapas de Italia y Grecia. La tercera ya fue publicada por su hijo Rumold conteniendo los mapamundi, mapas continentales, países nórdicos e Islas Británicas . El atlas fue editado de nuevo en 1602 incorporando las tres entregas en un solo volumen.


En 1604, solo pocos años después de la temprana muerte de Rumold, acaecida en 1599, se subastará la biblioteca y planchas de Mercator siendo adquiridas por el grabador de Amberes Jodocus Hondius ( 1563-1612), quien reeditará y ampliará la obra. Esta se publicará por segunda vez en 1606 , incluyendo por primera vez el mapa de la península “Hispania Nova Descriptio“. La imagen de este ejemplar es atractiva gracias a su forma de representar el mar, que difiere de la comúnmente utilizada por la escuela italiana. Líneas de rumbos, rosas de los vientos heredadas de la cartografía náutica, naves y monstruos marinos, así como una cartela renacentista, similar a la de Ortelius, con el escudo imperial , completan la ornamentación. Este atlas incluirá también un mapa de Valencia y otras regiones españolas.


El gran éxito de esta obra lo demuestra el hecho de que se agotó en el primer año de su publicación.


Hondius, muy criticado por querer parangonar su propia imagen a la de Mercator, con el cual poco tenía que ver como cartógrafo, gozaba sin embargo de un olfato comercial que le llevo a dotar a sus creaciones de un gran atractivo, siendo el primero en orlar sus mapas con viñetas en las que muestra personajes populares del país o área representada , así como vistas de ciudades o monumentos significativos. Solo existe un precedente que evoca esta idea, en el mapa exento y rarísimo publicado por Blaeu en 1605. El mapa de España realizado por Hondius siguiendo esta nueva estética se titula “Nova Hispaniae Descriptio” y se cree fue dibujado alrededor de 1610. Esta iniciativa de Hondius será imitada por otros autores como su sucesor Jannsonius, Visscher o Speed entre otros.
Posteriormente, en 1632, su yerno Joannes Janssonius publicará un mapa orlado con personajes emparejados y vistas de nuevas ciudades, entre ellas Madrid en viñeta aparte así como Barcelona y El Escorial .


Serán su hijo Jodocus II y Hendrik, así como su yerno J. Janssonius los que continuaran la labor , incluyendo en cada edición mayor numero de mapas hasta alcanzar los 6 tomos. Tras 1660 el mercado de los atlas estaba “repleto” de esta obra, desplazando al Theatrum de Ortelius.


El último gran exponente de la escuela holandesa fue Willem Janszoon Blaeu ( 1571-1638).


Entregado a sus estudios de matemáticas y astronomía, viajo a Dinamarca para estudiar con el eminente astrónomo Tycho Brahe, convirtiéndose en asistente de este y aprendiendo el arte de la fabricación de instrumentos y globos. En 1599 volvió a su país y se estableció en Amsterdam donde abrió su propia tienda, en donde imprimía y vendía libros de navegación, astronomía, literatura y teología.

De 1605 data uno de sus primeros mapas de la península en el que firma con el nombre Guilielmus Janssonius, hecho este que modificará en posteriores ejemplares por parecerse al de su competidor Joannes Janssonius. A dicho ejemplar nos referíamos anteriormente por ser el primero en que aparecen en las esquinas vistas de ciudades así como una pareja ataviada con trajes de la época y un elaborado escudo .


En 1631 aparecerá en el mercado su “Appendix Theatri A. Ortelii et Atlantis G. Mercatoris”, fruto de la colaboracion de Willem y su hijo Joan. Su idea es presentar una obra actualizada frente a las ya obsoletas de Ortelius y Mercator-Hondius. Pese a ello, los mapas de España son los mismos que presentó Hondius, por lo que es de suponer que provienen de las planchas adquiridas al hijo de este Joducus II, independizado de su hermano Hendrik y su cuñado Janssonius, a su muerte en 1629 .


Las ambiciones de los Blaeu por producir un gran atlas se implementarán en 1635 con la aparición del Novus Atlas que contendría 208 mapas.


Mejoraron notablemente sus prensas alcanzando grandes cotas en la calidad de la impresión. A ese respecto Claude Joly, en 1646, describe la imprenta Blaeu como la mejor y mas bella de toda Europa.


Joan acrecentará tras la muerte de su padre en 1638, el prestigio del que gozaba la obra de éste con el llamado Atlas Major, en el que aumentará el numero de mapas llegando a totalizar 600 comprendidos en un total de 12 volúmenes que se alcanzaron en la edición de 1663. El titulo de la versión castellana de 1659 para dicho atlas es “ Teatro del mundo en el qual ,con gran cuidado, se proponen los Mapas y Descripciones de todo el Universo”.

El Atlas Major se publicó en una edición de unos 300 ejemplares. La mayor parte de los ejemplares que han sobrevivido están encuadernados en lo que podríamos llamar vitela standard. Algunos clientes pudientes, encargaban sus ejemplares en cuero marroquí o terciopelo, embellecidos con sus escudos familiares. Este era el trabajo del famoso encuadernador Albert Magnus en los años entre 1660 a 1680 .


El color también era un elemento importante a considerar y constituía un extra que aumentaba el precio de la obra. El catalogo de los Blaeu de1670 contiene tarifas para la edición francesa del Atlas Major de 450 florines para un ejemplar coloreado y de 350 para el mismo sin colorear. No obstante, algunos clientes no satisfechos con el color ofrecido por los editores, contrataban a maestros iluminadores que se especializaban en dotar a los mapas de un rico coloreado, incluso utilizando para tal fin el llamado “oro de concha”. Algunos de estos artistas iluminadores llegaban a trabajar a tiempo total para alguno de estos exigentes clientes. Tal era el caso del apreciado iluminador Dirk Jansz van Santen (1637-1708) quien trabajo buena parte de su vida para el acaudalado noble Van der Hem en el embellecimiento de sus atlas.


Joan Blaeu continuó, al igual que hizo su padre, produciendo globos de todas medidas y tipos .


En febrero de 1672 un fatal incendio termina con el que se ha llegado a considerar el establecimiento cartográfico mas importante de la historia, arruinando sus fondos e incluso gran número de sus planchas, cuyos restos fueron adquiridas por geógrafos como Mortier, De Wit, Schenk y Valk.

La práctica de la compra de planchas era una actividad lícita, aunque no exenta de problemática, de la cual hemos visto ya algunos ejemplos y que conllevaba el hecho de que su nuevo dueño pudiera firmar con su nombre la nueva producción, fruto de la reimpresión de una vieja plancha. No obstante, no siempre estas eran utilizadas con el fin de realizar un plagio sin escrúpulos y en muchas ocasiones se variaban elementos decorativos, cartelas y ornamentos, no contenidos en la información geográfica del área cartografiada. Por este motivo, muchos de los autores que sucederán a los grandes establecimientos cartográficos, aportarán pocas novedades en el campo de la información , limitándose a ofrecer una nueva estética.

El elenco de cartógrafos y editores que continuarán la labor de la escuela holandesa, son en su mayoría antiguos aprendices y grabadores, surgidos de la fructífera industria editora impulsada por los Ortelius, Hondius y Blaeu.


A su vez, la oferta de mapas se hará más flexible, adaptándose a las exigencias de información del público, frente a nuevos acontecimientos políticos y sobre todo bélicos del momento.
Así desfilarán dinastías de editores como:

Klaes Janszoon Visscher I ( 1587-1652) y sus descendientes Nicolás y Nicolás Janszoon. Son varios los mapas que editará de la península siendo los mas destacados su “ Nova et accurata Tabula Hispaniae” de 1623 mapa orlado con vistas de ciudades, escudos regionales y parejas de personajes populares españoles y portugueses, asi como su “Hispaniae et Portugalliae Regna “.

Frederick De Wit (1630-1706) quien utilizará planchas de sus predecesores y a las que dará su toque personal. Principalmente fue grabador de mapas de otros autores, pero a partir de 1689 obtiene el privilegio que le autoriza a producir sus propios mapas y que junto con las planchas adquiridas de otros autores, le llevará a producir, hacia 1670, su Atlas sive descriptio Terrarum Orbis en donde figura el mapa peninsular “ Accuratisima Totius Regni Hispaniae”. Hacia 1707 publica el Atlas Mayor que contendrá otro mapa de España cuyo titulo es “Totius regnorum Hispaniae et Portugalliae descriptio”.

Cornelis Danckerts ( 1603-1656) su hijo Justus y nietos Thedorus y Cornelis activos desde 1633 hasta 1727.

La familia Allard ,fundada por Huych Allard, continuada su labor por Carel y posteriormente por el nieto de aquel, Abraham, quien antes de morir en 1730 vende en subasta un conjunto de 1600 lotes de mapas y atlas acopiados por sus antecesores. Los mapas de la península que ofrece esta familia de editores hace alarde de una bella ornamentación inspirada en motivos bélicos y militares .

Gerard Valk ( 1651-1726) obtendrá el permiso para publicar sus trabajos en 1686 pero publicará su atlas en 1700. Editará un mapa mural hacia 1704, con una bella cartela, titulado “ Regna Hispaniarum atque Portugalliae“ está dedicado al Archiduque Carlos, elegido rey de España tras la confrontación por la sucesión al trono. Este mapa contiene gran cantidad de información, rectifica el perfil costero de Cataluña que sobresalía abultadamente hacia el este en los mapas del siglo anterior. Es el primer ejemplar que refleja una densa red de caminos entre ciudades españolas. Sus medidas totales son 123 x 104 cm.

La dinastía Schenk, fundada por Petrus Schenk ( 1660-1718 ) quien trabajó como aprendiz de grabador en el taller de Valk y con el cual emparentó mediante matrimonio de su hija Maria con el hijo de este, Leonardo. Schenk diseñó algunos mapas pero su producción se basa en copias de otros cartógrafos holandeses y franceses. Junto con Valk publicará en 1702 su Atlantis sylloge compendiosa...or Nova totius Geographia telluris projectio en el que se incluye el mapa de la península de Valk “ Hispaniarum Portugalliae que Coronarum Typus novus “ y que presenta una cartela de similares características estéticas que la del mapa mural mencionado del mismo autor.

Ya en el ocaso de la producción holandesa cabe citar a la familia Ottens y a los Mortier. Estos últimos procedentes de Paris pero afincados en Ámsterdam como libreros. Pierre Mortier (1661- 1711) reeditará los trabajos de De Wit pero al percatarse de la obsolescencia de la cartografía holandesa copiará las obras de los franceses Sansón y Jaillot. Publicará Mortier un mapa mural en cuatro hojas de 47x37 cm. cuyo conjunto mide 120 x 95 cm. de características muy similares al de Valk. La cartela es mas decorativa que el de este, mostrando al Archiduque Carlos a caballo dirigiendo el embarque de sus tropas. Incurre este mapa de nuevo en el error del perfil costero de Cataluña. Por su rica iconografía , esmerado grabado y a menudo rica iluminación, es este uno de los mapas mas decorativos de la península .


Pieter van der Aa ( 1659-1733 ), hijo de un escultor, se convertirá en aprendiz de un establecimiento editorial y a los 23 años crea su propio negocio. Fueron especialmente apreciados sus libros de viajes entre los que figura el Beschryving van Spanjen en Portugal ( Descripción de España y Portugal ) editado en Leiden en 1707 y que incluye un mapa general de España,“ Novísima et acuratissima Tabula regnorum Hispaniae et Portugalliae “, que, si bien, no aporta novedades en lo geográfico, posee una atractiva estética. Esta obra incluye así mismo pequeños mapas regionales, una vista de el puerto de la ciudad de Barcelona y unos 158 grabados de vistas de España y Portugal .

 




Desing by Webs la Plana