La reforma francesa de la cartografía

El clima científico del siglo XVIII estimuló cambios en numerosos campos científicos, incluyendo la cartografía, en lo que podríamos denominar una reforma radical. Entre ellos cabe destacar los avances en matemáticas y astronomía formulados por Newton. Los movimientos de los planetas y otros cuerpos celestes, se calculan con tal precisión que las predicciones se llevaban a cabo, con largos periodos de antelación. Con la ayuda de las tablas lunares y las formulas de Newton, el método de determinar la latitud con precisión de un grado era perfecto. Las mejoras en los instrumentos para realizar dichos trabajos contribuyeron enormemente os logros en precisión. El “cuadrante de Davis”, que había desplazado a la “ballestilla” a mediados del siglo XVIII como instrumento para la medición de la altura de un astro respecto del horizonte (calculo de la latitud), sería a su vez desplazado por un instrumento de reflexión, el “octante de Hadley”. El matemático y astrónomo John Hadley ( 1682-1744) diseñó una versión mejorada del cuadrante, un instrumento de reflexión, que haciendo uso de espejos obtenía lecturas muy precisas sobre una escala Vernier.


Jesé Ramsden ( 1735-1800) perfeccionó su “Gran Teodolito”, un instrumento para medir ángulos horizontales y verticales. Este instrumento evoluciona del “polymetrum” inventado en 1512 por el cartógrafo Martín Waldseemüller. El Gran Teodolito era realmente un instrumento de gran tamaño y de un peso aproximado a 90 kg. que se transportaba en un vehículo de cuatro ruedas, lo cual, hacia difícil su utilización. No obstante, perduró durante unos 66 años y su sustituto en la actualidad es una versión mejorada que desciende directamente de el. Fué usado en los trabajos de triangulación del territorio Francés e Ingles en 1790.

Como consecuencia de estos adelantos, los cartógrafos estaban en disposición de llevar a cabo precisos trabajos de triangulación .

En la Francia de 1668 Jean Baptiste Colbert ( 1619-1683), asesor financiero del Rey Luis XIV, buscaba el modo de obtener mapas precisos de Francia. Ambicioso en materias de estado, utilizo su considerable poder para formar una armada y fundar la Académie Royale des Sciences en 1666.


El objetivo de dicha institución era la corrección y mejora de cartas náuticas y mapas. El problema excepcional lo constituía encontrar la longitud en el mar, problema que, no quedaría resuelto hasta que John Harrison inventó su cronometro marino de precisión “H4”.


En los días de Colbert, la relación entre la observación astronómica y la cartografía eran bien conocidos. Para Colbert, era importante conocer la verdadera forma y tamaño de Francia, pero no lo era menos el conocer la forma y tamaño de la Tierra. Con tales fines pidió a los miembros de la Academia que investigaran métodos para plasmar mapas exactos del reino de Luis XIV. En estas circunstancias le fué ofrecido ser miembro de la Académie a Giovanni Domenico Cassini, profesor de astronomía en la universidad de Bologna, en reconocimiento por sus trabajos para determinar la longitud. Cassini , conocido mayormente por sus trabajos sobre los movimientos de las cuatro mayores lunas de Júpiter, se estableció en Francia y adquirió la nacionalidad .

Agrimensura. Instrumentos de agrimensura e instrumentos para medir distancias por medio de las revoluciones de la rueda.


Entre 1668-1669 se llevaron a cabo bajo la dirección de Jean Picard ( 1620-1682) , conocido por haber realizado y mejorado varios instrumentos astronómicos, varios intentos por obtener una medida exacta de la circunferencia terrestre a través de la medida exacta de un arco de meridiano. El primer intento de esta índole, fue efectuado por el holandés Willebrord Snel hacia 1615-16, pero paso inadvertido para sus compatriotas cartógrafos. De hecho solo serían utilizados sus conclusiones por el cartógrafo francés Guillaume de L’Isle en 1705.
Picard, con la ayuda de Cassini, analizó una zona entre Paris y Fontainebleau por el método de triangulación.

La triangulación era una parte vital de la topografía y fue usada ya en 1533 por el matemático belga Gemma Frisius, quien publicó un manual sobre la misma. Otros como el cartógrafo Philipp Apian o el astrónomo Tycho Brahe, en su mapa de la isla de Ven en Dinamarca, hicieron uso de ella .


La triangulación consiste en señalar distintos puntos en campo (torres de iglesia, picos o pequeñas pirámides de madera habilitadas para tal fin) que, considerados como vértices de un triangulo, permiten realizar las medidas necesarias y cálculos trigonométricos para poder fijar en un plano la posición relativa de dichos puntos y sus distancias ( ver ilustración ). Procediendo sucesivamente del mismo modo, se creaban cadenas de triángulos. Hasta la divulgación de las tablas logarítmicas entre 1615 y 1628, no se reemplazó el tedioso método de cálculos de multiplicación y división por simples sumas y restas. Pese a que durante el siglo XVII otros instrumentos y técnicas podían haber facilitado la triangulación, no fueron aplicados hasta mucho después, como suele ser el caso de muchas innovaciones tecnológicas.

Demostración de los principios básicos de la triangulación a principios del siglo XVI. En este caso para determinar la distancia de una iglesia.

Más tarde, la Academia, satisfecha con los adelantos de Picard, permitió a éste viajar a Dinamarca durante varios meses, para comparar sus observaciones con las del astrónomo Tycho Brahe. Tras los primeros resultados sobre la medida del arco de meridiano la Academia decidió aplicar los nuevos métodos a la construcción de un mapa de Francia. Picard y otros topógrafos, entre ellos Philippe de la Hire ( 1640-1718), iniciaron el levantamiento topográfico de la línea costera, en donde fueron constatadas grandes inexactitudes de los mapas existentes. Pero esto para Picard era solo el primer paso y presentó un memorando a la Academia en el que consideraba primordial la determinación de la longitud y anchura del país. Con este fin propuso el levantamiento de una cadena de triangulación desde Dunkirk en el norte de Francia, hasta Perpignan, siguiendo aproximadamente el meridiano de Paris, lo cual a su vez permitiría el calculo aun mas exacto de la medida de un grado del arco de meridiano.


La muerte de Picard y poco después de Colbert, paralizaron el proyecto, puesto que el sucesor de este último, Le Tellier, no otorgó al proyecto el apoyo que su antecesor. Posterior a la muerte de Le Tellier, en 1691, Francia entró en guerra y la labor ahora dirigida por Cassini fué paralizada. No obstante, La Hire publicó un mapa de Francia donde se apreciaban, a la vez, la línea costera antigua y la originada por las nuevas mediciones realizadas 9 años antes. En esta nueva versión, el territorio francés, se veía reducido en casi un veinte por ciento de la superficie considerada hasta entonces. Al serle mostrado dicho mapa al rey Luis XIV, éste comento que, con dicho informe topográfico, había perdido mas tierra que con la mas desastrosa de las campañas militares.


Tras la muerte de Cassini y del propio rey, fue el hijo de aquel, Jacques Cassini y Philippe de La Hire quienes completaron la cadena norte-sur 39 años después de su inicio. Jacques y su hijo, Cesar-Francois, afrontaron la triangulación completa este–oeste de Francia, cuyo punto de partida, fue el meridiano de Paris. Finalizaron su trabajo en 1744 y el resultado de la triangulación de Francia fueron 800 triángulos partiendo de 19 bases diferentes. Los únicos lugares que quedaron por analizar, fueron zonas muy remotas, donde la desconfianza de los lugareños no facilitaba la tarea. Esto dio lugar a un mapa de Francia a escala 1:878.000 en 1745.

Fue en el transcurso de estas mediciones, cuando tras completar la triangulación desde el meridiano de Paris en sentido oeste, se tomo medida astronómica de un grado de longitud, dando como resultado unos 1037 toises (1 toise = 1,95 m.), menos de lo que debiera ser en una tierra totalmente esférica. Es decir, a medida que nos desplazamos en latitud norte, los grados de longitud, son mas cortos que lo que debieran ser en una esfera perfecta. Esto dio indicios del achatamiento de la Tierra por sus polos.


La constatación definitiva se realizó por mandato del rey Luis XV, científico amateur, quien en 1735 ordenó sendas expediciones francesas encargadas de medir el arco de meridiano, lo mas cerca del ecuador y del polo respectivamente.


En la expedición francesa a Perú, que duraría 9 años, la corona española asignó a los jóvenes oficiales Jorge Juan y Antonio de Ulloa, provenientes de la Escuela de Guardiamarinas de Cádiz, fundada en 1717.


La triangulación del territorio francés no termina aquí, ya que Luis XV, impresionado por el resultado, ordenó a Cassini un levantamiento mas exacto que duraría 41 años, hasta su finalización en 1789, ya por entonces bajo la dirección de Jacques-Dominique Cassini , hijo de Cesar- Francois y que dio como resultado un mapa de Francia a escala 1:86400. Con esto se completó el proyecto mas ambicioso jamás acometido de cartografiar un país hasta entonces.




Desing by Webs la Plana